El Monasterio de Santa María de Huerta es uno de los cenobios más destacados del cister, siglo XIII, la visita recorre la iglesia, los claustros y el espectacular refectorio, la cocina permanece intacta.